No hay nadie más importante que el otro en esa habitación, todo se decide juntos y se organiza juntos.

¿Y si comparten habitación los niños?

Vamos a hablar entonces de los pros y los contras, de cómo comunicárselo a los niños y de qué cosas podemos hacer para que sea más atractivo para todos.

¿Cuáles son los beneficios de que nuestros hijos compartan habitación?

  • Favorece el vínculo entre hermanos y su relación personal
  • Mejora el sueño al saberse y sentirse acompañados
  • Potencia la comunicación y la empatía
  • Impulsa la coordinación de hábitos, horarios y rutinas
  • Siembra una buena base para el aprendizaje de resolución de conflictos, ya que convivir implica aprender a sobrellevar situaciones que no siempre son cómodas para todos.

Pero también puede tener desventajas y aquí os las cuento:

  • Puede crear dependencia entre hermanos a la hora de relacionarse con otros
  • Afecta a las rutinas del sueño si no están bien instauradas, lo mejor es esperar a que duerman juntos cuando los dos tengan controlados los horarios

Y entonces, ¿cómo contárselo al hermano que dormía ya en esa habitación?

Evita palabras que indiquen posesión, ya que eso implica pertenencia y por lo tanto poder sobre la otra persona. No es “tú cuarto”, es “el cuarto”. Es el cuarto de ambos solo que hasta ahora lo tenía él. De aquí en adelante lo tienen los dos para dormir juntos, jugar juntos, contar cuentos todos juntos, hacer los viernes acampada juntos en el cuarto y cualquier plan que se os ocurra y se pueda.

No hay nadie más importante que el otro en esa habitación, todo se decide juntos y se organiza juntos.

Para contárselo al hermano mayor hazle partícipe de la decisión, dile que su hermano está creciendo y ya pueden dormir juntos, deja que elija contigo elementos de la habitación que vayan a compartir próximamente y los primeros días que empiecen a pernoctar juntos que sean especiales con más cuentos de lo habitual, un buen rato de charleta, luces de colores…

¿Y al hermano que va a llegar al cuarto?

Háblale positívamente sobre la novedad que está por llegar, que elija algún elemento especial del cuarto que le pueda pertenecer: un cojín para su cama, una luz de acompañamiento, unas sábanas…

Es un cambio para todos los miembros de la familia así que mucha paciencia, mucha empatía, muchos cuentos antes de dormir y, sobre todo, mucho ánimo

© Kimudi. Todos los derechos reservados

EasyCookieInfo