Con estas ideas ya tenéis entretenimiento para unas cuantas tardes originales y llenas de interacción con vuestros pequeños. Espero que las disfrutéis mucho

jugar experimentando

Para jugar a través de la experimentación sólo nos hace falta cotillear por nuestra casa y tener muchas ganas de pasarlo bien. Cuando jugamos con elementos que no están oficialmente destinados al juego ponemos la imaginación a volar, desarrollamos nuestra capacidad de adaptación y potenciamos la creatividad, sin olvidar del rato que pasamos interactuando en familia.

Vamos a hacer un recorrido por nuestras casas para ver qué podemos encontrar en cada estancia y convertirlo en una forma de jugar entretenida y original

Cocina:

Utilizar alimentos como sellos: alimentos aun sin madurar (con consistencia) para partirlos por la mitad y, mojándolos en témpera, pintar sobre papel. También podéis hacer cortes variados en los productos para crear diferentes texturas y formas en el dibujo. Los mejores alimentos son patata, plátano, manzana, zanahoria, apio… pero cualquiera sirve.

Pintar con yogur y colorante: echando un par de gotas de colorante dentro de cada yogur y, con un pincel de cerdas gruesas, dejarles pintar y sin duda comérselo por el camino

Crear instrumentos ocasionales con utensilios: dejar elementos de la cocina a mano que puedan hacer ruido por sí mismos o juntándolo con otro, crear armonía entre ellos, por ejemplo, llenar varios vasos de agua con distintas cantidades y golpearlos suavemente con una cuchara para descubrir diferentes intensidades de sonido.

Cuarto de baño:

espuma de afeitar con témpera: colocar en varios boles espuma de afeitar y mezclar con unas gotas de colorante o pintura líquida. Con esto se puede pintar con textura y para ello no hay una herramienta mejor, vale con la mano, un pincel, una espátula.

papel higiénico y cola blanca para engrudo: ya siendo un poco más mayores, la mezcla de estos elementos y la paciencia os hará crear formas y esculturas increíbles

Dormitorio/salón:

Jugar al escondite: que a veces no hace falta más material que la compañía y la imaginación. Las cortinas, bajo la cama, dentro del armario, tras la puerta. Usar este juego para practicar términos matemáticos básicos como el conteo, la paciencia y el juego en grupo.

Disfraces con ropa y complementos ajenos: que cada uno coja las prendas, zapatos y complementos que quieran y se disfracen con ello. Hacer mezclas de colores, practicar el nombre de las prendas, jugar a interpretar el rol de la persona a la que pertenece la ropa

Circuitos: mover elementos de la habitación para crear un recorrido donde se pueda escalar, trepar, reptar, saltar... algo movible y seguro que nos ponga en movimiento a todos

Terraza/jardín/patio:

Plantar una legumbre: tan fácil como coger legumbres, algodón y vasos. Cada vaso que contenga una legumbre junto al algodón y la regaremos asíduamente, dejándola en un sitio protegido y soleado. Iremos cuidándola e incluso plantando cosas igual de sencillas con semillas de los alimentos que consumimos en casa

Reconocer huellas y pisadas: hacer en cartón moldes de huellas de animales para crear pisadas simuladas (se pueden hacer mojando un poco los moldes en agua, o embarrando ligeramente)

Descubrir la naturaleza: salir al aire libre con un cuaderno y una lupa e ir apuntando/dibujando (o el adulto mientras el niño narra) lo que vais encontrando con sus características. Este diario lo podéis ir agrandando en cada excursión

Tizas: y a pintar al suelo de forma libre, es tan entretenido y mancha tan poco (con agua se quita) que parece mentira que no se nos ocurra más a menudo

Con estas ideas ya tenéis entretenimiento para unas cuantas tardes originales y llenas de interacción con vuestros pequeños. Espero que las disfrutéis mucho

© Kimudi. Todos los derechos reservados

EasyCookieInfo