Nuestros prejuicios y nuestros estándares adultos no caben en el juego infantil, porque los niños lo único que quieren es divertirse y aprender en el proceso

Jugar sin peros (el juego no tiene género)

Aun conociendo sus beneficios en algunos casos o momentos surgen situaciones incómodas donde no se permite a los niños jugar con determinados juguetes o a las niñas utilizar otros tantos, pero ¿por qué debemos evitar el uso sesgado de los juguetes? Vamos a hablar de diversos elementos de juego para verlos como lo que son: un medio para experimentar, crecer, aprender, investigar e igualarnos a todos.

El juego simbólico rompe moldes, nos equipara desde la más tierna infancia y consigue que interioricen que no hay actividades de unos u oficios de otros. Juegan a través de la imitación y la práctica de actividades cotidianas.

Disfrazarse desarrolla la imaginación y la empatía, crea situaciones variadas y escenarios distintos de acción, nos hace sentir libres.

Las construcciones trabajan la inteligencia espacial, la coordinación, la organización mental del tiempo y el esfuerzo y, según van creciendo, el trabajo en equipo que tan útil es.

Las muñecas y peluches ayudan a trabajar la parte más sensible, la del cuidado y la atención. Les ayudan además a reconocer actividades diarias que viven ellos en primera persona.

Los coches y juguetes con ruedas permiten trabajar sus habilidades motrices y sociales, y es un elemento muy fácil de utilizar tanto en interiores como exteriores.

Los cuentos tienen un potencial especial: utilizar cuentos de cualquier tipo, dejarles que exploren, toquen e incluso rompan sin querer alguna hoja. Los cuentos que considero mejores cuando son pequeños tienen como protagonistas animales, porque todos se pueden sentir identificados y no ver género o raza.

Las manualidades de todo tipo y con cualquier material o color. Actividades que conlleven purpurina, conglomerado, telas, plumas, punzones, tijeras, papeles con distintas texturas y materiales, pegatinas y por supuesto materiales de uso habitual como folios, lapices de colores o rotuladores. 

El canto y baile para expresión corporal libre, coordinación, ritmo, descubrimiento de gustos musicales. Sólo hay que atender al volumen de la música y disfrutar.

Sabiendo todo esto, que tengan tendencia por un tipo de juguetes no es malo ni bueno, a cada uno le atrae jugar con algo. Les ofreceremos variaciones en el juego  siempre si están ligadas a su beneficio y no a los prejuicios, es decir, si lleva dos semanas jugando a disfrazarse le ofreceremos otro juego para variar y ampliar sus opciones, pero no porque nos preocupe que se ponga elementos o complementos no normativos

Nuestros prejuicios y nuestros estándares adultos no caben en el juego infantil, porque los niños lo único que quieren es divertirse y aprender en el proceso. Que no nos asuste nunca verlos con un color concreto o encontrarles jugando a algo que a nosotros no nos gusta, mientras no se hagan daño físicamente y estén disfrutando en un entorno seguro y de afecto, todo va a ir bien.

Y como siempre, mucho tiempo para jugar con ellos y mucho amor en cada rato que pasemos juntos.

© Kimudi. Todos los derechos reservados

EasyCookieInfo