Los ritmos de aprendizaje y desarrollo de los niños no van ligados a nuestro interés o ganas por que hagan cosas, no depende de nuestras inquietudes como padres si no de su destreza e interés.

la sobre estimulación en los niños

Sobre estimular consiste en ofrecer de forma constante y creciente cosas que hacer o actividades a nuestros hijos, sin pensar en pausas ni tiempos muertos o libres.

La realidad es que lo que conseguimos al sobre estimular es bloquearles, no permitimos a los niños que tengan pausas para asimilar lo que hacen ni interiorizar lo que acaban de aprender. Los niños no avanzan más rápido por empezar a hacer más cosas antes, no hay evidencias científicas que señalen que a más información más aprendizaje, y mucho menos que cuanto menos tiempo tengan libre, mejor para ellos.

Estas son las cosas que suceden cuando sobre estimulamos a un niño:

Sienten presión: acaban asimilando que lo que hacen es por obligación y para agradar a los adultos.

Dejar de hacer las cosas porque les hace felices y las hacen para satisfacer: mecanizan el juego y las actividades, sustituyen el placer de hacer las cosas por la necesidad de tenerlo todo hecho en un tiempo concreto

No les dejamos aburrirse: que es algo primordial (en el top 3 de las cosas que más repito), ya que el aburrimiento desarrolla la creatividad, la imaginación y la autonomía entre otros muchísimos beneficios. Bloqueamos su capacidad de discurrir puesto que no les es necesaria.

Creamos tensión, ansiedad y estrés: y nos son buenos compañeros de la infancia. Los niños tienen que crecer en un entorno exigente acorde a sus capacidades, dejándoles hacer y ser de forma libre, aunque con límites, y permitiendo que crezcan y evolucionen con calma y sin presiones.

Los ritmos de aprendizaje y desarrollo de los niños no van ligados a nuestro interés o ganas por que hagan cosas, no depende de nuestras inquietudes como padres si no de su destreza e interés.

Entonces, ¿cómo podemos jugar sin sobre estimular?

Deja que tome la iniciativa, que sea el niño a la niña quien decida qué hacer o cómo jugar e interactúa con él.

Propicia que se aburra, deja que sienta la necesidad de discurrir e inventar juegos y actividades, que vuele su imaginación

Usa poca tecnología, el móvil, Tablet, televisión o cualquier otro dispositivo cuantas menos veces mejor.

Ofrece juegos sin obligar, dale la oportunidad de rechazar aquello que no le interese o no le apetezca en ese momento.

No organices las actividades por orden ni tiempos, no pautes el juego como una obligación ni tengas un horario ordenando las actividades.

Y siempre tener en cuenta que el tiempo libre y el juego en familia es la mejor manera de jugar

© Kimudi. Todos los derechos reservados

EasyCookieInfo